El diseño de un tirador exclusivo aporta valor a las marcas de cerveza, la personalización conecta con el consumidor y se convierte en un elemento clave identificativo y relevante en la mente del consumidor en el punto de venta.